Filtro por tipo de cita: 

La filosofía transpersonal ilustrada con 105 citas del autor

1 - La conciencia como problema histórico

La conciencia, esa gran desconocida y, paradójicamente, tan presente en nosotros como ausente en el mundo.
Mientras que la ciencia tradicional se mantiene en su visión materialista, cada vez crece un mayor número de científicos que apoyan y desarrollan un nuevo paradigma basado en la supremacía de la conciencia.
Hay una masa crítica anestesiada por los poderes fácticos que necesita urgentemente el despertar de la conciencia.
El mundo solo podrá cambiar cuando cada uno de nosotros se empodere de su interioridad pensativa y espiritual, evolucionando así desde la conciencia personal a la conciencia transpersonal.
La conciencia se hace cada vez más cognoscible a sí misma a través de la historia. ¿Logrará la raza humana, algún día, un consenso cognitivo sobre la conciencia?

2 - El problema epistemológico en la filosofía occidental

¿Cómo ha sido factible que la ciencia del Ser, la filosofía, haya devenido en un psicologismo, en el sentido positivista, e incapaz de salir de las garras de la historia?
Filosofar en un mundo globalizado se ha vuelto una ardua tarea de desciframiento. Es necesaria una emergente interpretación filosófica de un mundo globalizado en lo económico pero no en la reflexión como suprema actividad al servicio de la humanidad.
Nunca como en estos tiempos la humanidad está tan necesitada de reflexión y pensamiento, y nunca como ahora la filosofía ha sido tan denostada.
Esta civilización está viviendo en el desamor y en la incultura, es decir, en la ausencia de una genuina espiritualidad en conjugación con la excelsa de los saberes: la filosofía.
La filosofía ha sido sustituida por un reduccionismo psicológico, en sentido positivista, que no es capaz de dar razones sobre el verdadero sentido de la vida, pues deja de lado la visión espiritual inherente al ser humano.
La historia del pensamiento no es como nos la enseñan en nuestro actual sistema educativo occidental, sino que está amputada de su otra mitad: la filosofía perenne

3 - De Platón a Kant

En el universo no hay caos sino un orden que se manifiesta en Bondad y Belleza en una precisa relación a la Verdad.
La racionalidad ha caído en la más execrable inmoralidad dejando en evidencia, más que nunca, el imperioso cumplimiento del imperativo categórico kantiano.
Es la falta de amor en el mundo lo que está llevando esta civilización al caos social (crisis), intelectual (pérdida de identidad) y espiritual (pérdida de esperanza).
La enfermedad más grave de todos los tiempos: un ego fragmentado y disociado de la colectividad, que está herido de muerte y no puede sobrevivir sino con la contemplación de una unión con el nosotros kantiano.
La razón ha sido histórica y psicológicamente segregada del espíritu humano, de ahí la divergencia cognitiva entre el materialismo científico y el conocimiento revelado que postulan las religiones.
La disociación del yo respecto del nosotros es la causa de los males de nuestra actual civilización.

4 - El neoliberalismo como problema social

La acentuada divergencia entre la riqueza y la pobreza, profundizada por el pensamiento único neoliberal, es la causa de la crisis moral que padece actualmente la humanidad.
El amor ha sido desahuciado del corazón de las personas por el perverso sistema capitalista que pone todo en venta, hasta nuestras emociones y nuestros sentimientos, anulando incluso nuestra voluntad sobre nuestros actos y pensamientos, convirtiéndonos entonces en autómatas productores de bienes de consumo para la exclusiva satisfacción del ego, descuidando así plenamente al espíritu. Desolador pensamiento occidental.
Existe un adoctrinamiento psicológico mediante el secuestro del sistema educativo en favor de los intereses de la burguesía capitalista así como de la curia eclesiástica, todo un servilismo condicionado desde arriba hacia abajo.
La educación es un instrumento de poder como lo es el dinero, y las materias primas, y los alimentos, y la salud, y la política.
Es preciso un revisionismo de la historia, la filosofía, la ciencia y la educación, pues todas ellas han sido instrumentalizadas por los poderes fácticos para perpetuar La sociedad de la ignorancia.
Todo hombre, potencialmente, debería tener acceso a la libertad y al conocimiento, dos presupuestos que niega tajantemente el sistema capitalista a la clase oprimida.
Vivimos tiempos convulsos. Preparémonos para grandes cambios: las contradicciones internas de las religiones devendrán en una crisis espiritual. Del mismo modo, con el colapso del sistema capitalista se vivirá una crisis social y humanitaria sin precedentes.
Cuando las conspiraciones contra la humanidad sean reconocidas con carácter universal, no solo será necesario un revisionismo de la historia, sino también una renovada pedagogía educacional y psicológica que permita el empoderamiento consciente de los ciudadanos mediante el acopio del saber en total libertad, para salir así de la esclavitud y la ignorancia inducida desde los poderes fácticos.
Ser libre implica libertad para actuar, pensar y amar. Sin embargo, las dos primeras han sido secuestradas por el pensamiento único neoliberal, y la tercera está en boca de una Iglesia que predica todo lo contrario. Tal es el vacío entre la racionalidad y la espiritualidad.
Desde el futuro, en una mirada retrospectiva histórica, la era del capitalismo será recordada como una sombría caverna platónica necesitada más que nunca de hacer metafísica con el mundo de las ideas, donde la reina es el amor.

5 - La filosofía transpersonal: un nuevo paradigma filosófico

¿Por qué la gente le tiene fobia a la filosofía? ¿No será porque no ha sido debidamente interpretada por el pensamiento occidental? Afortunadamente, Ken Wilber propone la solución a ello al reinterpretar la filosofía occidental a la luz de la filosofía perenne.
La filosofía académica tradicional ha fracasado como proyecto emancipador de la humanidad, de ahí la muerte del viejo mundo. En su lugar, propongo realizar filosofía transpersonal en el nuevo mundo, pues aporta una visión integradora de la naturaleza humana.
La paulatina integración de la espiritualidad oriental en la racionalidad occidental constituye la génesis de la filosofía transpersonal.
El pensamiento occidental está contaminado por el materialismo científico y ha relegado la filosofía a un simple psicologismo carente de propósito, incluso la psicología ha usurpado a la filosofía el rango sanador del espíritu humano. Pero esto no funciona, el ego está herido de muerte y solo el saber y el amor lo pueden curar.
El materialismo científico es comparable a las cadenas de los esclavos en la mítica caverna platónica, pues impide el acceso a una realidad que puede ser aprehendida de un modo hermeneuta.

6 - El activismo cuántico

Los científicos peyorativamente denominados como místicos cuánticos desde el materialismo científico, están despejando el horizonte del conocimiento y la espiritualidad mediante un activismo cuántico que proporciona una renovada visión de la naturaleza, del ser humano y del universo.
El conocimiento trascendental ya no es una exclusividad de los místicos religiosos, sino también de los científicos que, peyorativamente, han sido calificados de místicos cuánticos al aunar ciencia y espíritu.
La espiritualidad religiosa (creencia sin razón) está acosada por los místicos cuánticos (creencia con razón), unos peligrososlibrepensadores calificados como pseudocientíficos desde el materialismo científico por intentar unir la ciencia y el espíritu en una escuela de pensamiento auspiciada por la filosofía transpersonal.
El misticismo cuántico debe ser rehabilitado de un modo pedagógico como filosofía transpersonal, por simple justicia histórica.

7 - La metafísica como necesidad de Ser

Ante el desmoronamiento de las estructuras sociales, cognitivas y espirituales, se puede aseverar que hay una crisis intelectual de hondo calado filosófico: pensar de un modo metafísico es más necesario que nunca en la humanidad, pues aborda problemas centrales de la filosofía, como son los fundamentos de la estructura de la realidad y el sentido y finalidad última de todo ser.
Sin un rumbo metafísico, el ego humano (razón) está en la unidad de vigilancia intensiva, pues ha quedado desgarrado de la colectividad (espíritu), quedando desorientado cognitivamente en la historia del pensamiento. Más que nunca la humanidad se tiene que repensar a sí misma, más que nunca se necesita hacer metafísica.
Cuando se especula sobre ideas por llegar o por descubrir, sean de carácter intelectual o científico, se está haciendo metafísica, se está viajando al futuro para traer al presente realidades potenciales.
La razón, a través de la historia del pensamiento, busca siempre dar explicaciones sobre las cuestiones metafísicas que han preocupado al ser humano desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, esa genuina actitud de hacer metafísica ha sido aniquilada por el materialismo científico, … hasta la llegada de los místicos cuánticos.

8 - Cambios de paradigmas

Cuando la vida se transforma en un sinsentido para un creciente sector de la sociedad que opta por suicidarse, es síntoma que algo no funciona bien ni en las personas ni en la sociedad, pudiendo hablarse, entonces, de una crisis de conciencia en la humanidad que, inexorablemente, apunta hacia un cambio de paradigma en el modo de vivir, pensar y amar.
Un cambio de paradigma está surgiendo tanto en las estructuras sociales como psicológicas. Se trata de una renovada conciencia presente en aquellas personas que aúnan la racionalidad con la genuina espiritualidad, hasta ahora ambas presas, respectivamente, de los poderes fácticos y de los dogmas religiosos.
Un nuevo mundo solo puede edificarse con personas libres y con conocimiento de causa. Solo el saber hará de nosotros hombres verdaderamente libres.
Un nuevo paradigma de conocimiento requiere una correcta construcción epistemológica sustentada sobre una visión hermenéutica. ¿Qué grandes cambios están pasando desapercibidos por el movimiento escéptico que reniega de un nuevo paradigma de conocimiento?
El cambio paradigmático de nuestra civilización pasa, inexorablemente, por una renovada lectura de la historia del pensamiento, y del saber que se desprenda de dicha interpretación.
Ciencia y espiritualidad están aproximándose la una a la otra gracias a las investigaciones de los propios científicos, y vislumbra un nuevo paradigma de conocimiento todavía por descubrir, y cuyas reglas habrá que escribir.

9 - Pensamiento hermenéutico

Sin memoria y sin pensamiento crítico, el populacho vive en la más completa ignorancia y esclavitud, como en la caverna platónica.
La humanidad se halla ante un paradigmático cambio de pensamiento, solo comparable al cogito cartesiano. Descartes rescató la razón de las garras de la fe. Ahora se trata de rescatar la razón del ego plutocrático, un enfermo depredador de la biosfera y la noosfera.
Un pensamiento que no se piensa correctamente a sí mismo, es un pensamiento caótico donde reina la ignorancia.
Toda información no es necesariamente una fuente de conocimiento, sino que puede ser causa de desorientación cognitiva y, consecuentemente, volitiva y moral.
Más que nunca aprender a pensar sigue siendo la asignatura pendiente de la humanidad y, ese tránsito, se presenta imperativamente como la gran esperanza para refundar el sistema de creencias y conocimientos en orden a reescribir la historia.
A lo largo de mi vida he descubierto que el bien más preciado después del amor, es la libertad de pensamiento, pues solo un librepensador puede optar por el camino ascendente de la conciencia hacia la verdad.
Según la neurociencia y la física cuántica solamente es real nuestro mundo mental, el de las ideas, como ya expusiera Platón.
La cura para la humanidad dependerá de la capacidad de cada persona en cambiar su paradigma pensativo, hacia la sabiduría, como más que probable sendero hacia la curación total del cuerpo, la mente y el espíritu.
La historia es siempre cruel con los genuinos pensadores que piensan más allá del pensamiento dominante establecido.
El pensamiento no solo sirve para ayudarnos a tomar decisiones con lo que sabemos sino, también, para adquirir conocimientos nuevos que refuercen al propio pensamiento.

10 - La iluminación cognitiva

El conocimiento sin moralidad es la causa del derrumbamiento de la actual civilización.
Nuestro mundo es como un puzle: no se puede obtener una correcta interpretación de él si no se van añadiendo cada vez más piezas para que avizore paulatinamente el sendero de la iluminación cognitiva.
La sociedad del conocimiento ni es plural, ni democrática, ni libre, sino que está secuestrada por una minoría plutocrática.
La verdadera lucha en este mundo ya no debe ser solo por los recursos naturales (biosfera), sino por las ideas (noosfera), una pugna en toda regla por el conocimiento que otorga libertad a su poseedor.
Después de tantos años de investigación buscando el sentido a la vida, lo único que he averiguado es que el conocimiento hace libre al hombre y que sin amor no se puede vivir.

11 - Platón, Kant y Wilber: Sabiduría y Compasión

La vida debe ser ante todo libertad con conocimiento de causa donde, saber y amor, deben ser los fundamentos de toda civilización que se precie de dicho apelativo.
La sabiduría y el amor son los fundamentos epistemológicos por excelencia para sanar al ego disociado de la colectividad.
Es posible hallar un sentido a la vida si desviamos la mirada del mundo materialista para orientarla a la búsqueda de la sabiduría y del amor.
Toda persona debería tener una musa que le inspirase sabiduría y amor para acceder al Olimpo de los Dioses.
Siempre hay un camino por descubrir tras la oscuridad, porque siempre hay una luz que nos ilumina en la senda de la sabiduría y del amor.

12 - El camino ascendente hacia la sabiduría

El caos mayor es aquel que, instalado en nuestra ignorancia, impide caminar con la razón en el sendero ascendente hacia la sabiduría.
La sabiduría y el amor no pueden ser encapsulados y prescritos por un médico, sino que deben ser aprehendidos consciente y prácticamente por todo sincero buscador de la verdad. Porque no hay mayor verdad que el amor, y el amor a la verdad es el camino.
La ignorancia esclaviza, solo el saber da el poder para conquistar la libertad. Saber o no saber, esa es la cuestión.
La organización del saber no le corresponde a curas y políticos, sino a pensadores cualificados.

13 - El camino descendente de la compasión

Nuestra vida es un interludio consciente para evolucionar mediante la sabiduría hacia nuestra naturaleza divina, oculta en la profundidad de nuestro ser, y que no es otra que el Amor.
La vida es percibida como un caos por todo neófito en filosofía perenne. Sin embargo, en la vida subyace un orden divino cuyas leyes pueden ser aprehendidas mediante la búsqueda inquisitiva de la sabiduría. Y en ese devenir entre el caos y el orden, siempre los eternos contrarios, el Amor es la ley suprema que posibilita el más sublime de los sentidos a la vida.

14 - El ego como problema

Es más urgente que nunca curar a ese ego herido de muerte, pero sobre todo, lo que hay que curar es su ignorancia mediante una educación en libertad y con conocimiento de causa.
La humanidad vive todavía en la caverna platónica, con mucha tecnología pero con un ego herido de muerte que solo puede ser curado con la democratización del saber y la solidaridad social como expresión del amor universal.
La razón egocéntrica se está retorciendo de dolor, un daño causado por el hombre al hombre, todo un contrasentido holístico de la naturaleza.
La revolución hay que hacerla en la calle, pero también en nuestro interior. Y cuando dicha revolución interior se extienda como la pólvora, las religiones estarán muy cuestionadas y los gobernantes por hordas de pueblos que reclamarán justicia, paz y libertad para la humanidad entera.

15 - Repensar la espiritualidad es el sino de nuestros tiempos

Desde que la mecánica cuántica abrió la espoleta de la espiritualidad, esta nueva realidad pensativa ha sido renegada por el materialismo científico.
La paradoja de nuestro tiempo es que la física cuántica remite al sujeto cognoscente como centro de un universo por conocer mediante la profundidad intelectual y espiritual.
Toda existencia humana pasa por experimentar no solamente la propia existencia física abocada hacia la muerte, sino también una vida intelectual con apertura hacia una espiritualidad.
Conseguir erradicar el que el hombre sea un lobo para el hombre será la antesala para acercarse a la plena espiritualidad de la humanidad.
La espiritualidad es un sueño perenne de la humanidad que debe ser integrada científicamente pero, eminentemente, de un modo psicológico.
Repensar a la espiritualidad es el sino de los tiempos convulsos que vivimos.

16 - La meditación como camino interior

Si vivimos en la locura esquizofrénica de un mundo exterior donde solo hay caos e ignorancia, es preciso buscar el propio orden de cada cual en la profundidad de nuestro ser.
Es posible poner orden en nuestras inquietudes, que todos las tenemos, con una actitud meditativa y, así, dar respuestas a nuestras más profundas preguntas.
Los valores universales no se pueden ver bajo un microscopio o un telescopio, sino en la profundidad de todo ser humano.
La trascendencia solamente puede ser experimentada e interpretada en la profundidad de la conciencia mediante la meditación
Las respuestas llegan pregunta tras pregunta. Sin embargo, cada respuesta que me ha sido revelada desvela un nuevo significado dentro de una complejidad mayor.

17 - El misticismo: trascendencia hacia la unidad

El misticismo es otro modo de saber diferente pero complementario con el método científico, y se sustenta en la introspección de los propios pensamientos con la finalidad de trascender las connotaciones negativas del egocentrismo hacia la genuina espiritualidad exenta de apriorismos dogmáticos religiosos.
La mística es un modo de saber que ha estado presente a lo largo de la historia del pensamiento, sin embargo ahogada por el materialismo científico y por los dogmas religiosos.

18 - La trascendencia más allá del pasado, presente y futuro

La vida debe ser comprendida desde una correcta lectura del pasado e interpretación del presente para poder decidir certeramente sobre el futuro.
La historia no es como nos la enseñan sino que, ella misma, está siendo manipulada.
La estructura pensativa de toda persona no debería descuidar jamás el buscar cuál es el sentido de la vida, aunque la vida parezca un sinsentido, principalmente, porque somos seres arrojados existencialmente en la historia. Y toda historia debería tener un sentido
No se puede dar el mejor de los sentidos a la vida sin una correcta aprehensión cognitiva de la historia.
Si como certeramente observó Hegel, la verdad juega al escondite a través de la historia, todo genuino pensador debe estar vacunado intelectualmente, pues sabe que está investigando ideas por venir, difícilmente compartidas y comprendidas, según la complejidad teorética, por sus coetáneos.
El saber y el amor son los fundamentos de la mayor prueba empírica, pero no en el mundo de los sentidos sino, eminentemente, en el mundo de las ideas, como si de una causa-efecto se tratara entre el que transmite un conocimiento al futuro a través de los libros y el que aprehende ese saber del pasado. Así es como pasado, presente y futuro están interconectados por el amor al conocimiento, por puro amor al saber entre el que escribe y el que lee.
De nosotros, en la memoria de los demás, solo quedarán nuestros pensamientos y el amor prodigado durante nuestra vida.
Entre la vida y la muerte solo hay saber: Nacemos para aprender y moriremos con alguna lección aprendida.
Vivimos como si nunca fuéramos a morir. Sin embargo, hay que morir en vida porque aquél que muera en vida, cuando muera, no morirá.

19 - Una renovada pedagogía para un futuro esperanzador

Solamente desde una renovada perspectiva pedagógica será posible curar esta marchita civilización, quién adora al tótem del dinero en vez de descubrir el tesoro más preciado oculto en la profundidad de todo ser humano.
En el universo solo hay información que viaja a través de una energía conocida como amor, ¿o acaso no es ello lo que pretende todo padre o madre: educar con amor?
Es necesaria una pedagogía cognitiva que enseñe al individuo a conectarse con su profunda interioridad, a saber escucharse a sí mismo, a no ser una marioneta manipulada por los poderes fácticos, en definitiva, a empoderarse conscientemente de su libertad con conocimiento de causa. Y ello requiere mantener un diálogo, como propone Platón, del alma consigo misma entorno al Ser.
No puede haber un pensamiento crítico sin contemplar cómo se realiza la transmisión del conocimiento y cómo se procesa esa aprehensión cognitiva por el sujeto cognoscente. Esa nueva manera de mirar y pensar requiere, por tanto, de un revisionismo de la educación y de la pedagogía cognitiva.
Nuestra civilización debe cambiar urgentemente su derrotero y pasa, imperativamente, por una renovada pedagogía cognitiva para cambiar el mundo, no desde fuera, sino desde el interior de las personas.
La educación no debería estar supeditada a los poderes políticos pervertidos ideológicamente, como lo está también la justicia, sino de libre acceso y gratuita como bien supremo al que pueda acceder todo ser humano.
La educación se presenta como el fundamento para iniciar el retorno del ser humano hacia la razón y el espíritu colectivo.


volver

ir a primera página


"Sin lugar a dudas, es importante desarrollar la mente de los hijos, no obstante el regalo más valioso que se le puede dar,
es desarrollarles la conciencia" (John Gay, dramaturgo inglés).


Copyright © pensarenserrico.es  |  Aviso legal  |  Mapa web