"La conciencia, esa gran desconocida y, paradójicamente, tan presente en nosotros como ausente en el mundo"
(Amador Martos)

Blog de Amador

Filtrar por categorías:
Que contenga las palabras:
capitalismo

UN LLAMADO A TODOS LOS CIENTÍFICOS: LA PANDEMIA TIENE UNA CAUSA METAFÍSICA, DEMOSTRABLE MEDIANTE LA HIPNOSIS CLÍNICA REGRESIVA DE WILLIAM CRIADO

A estas alturas de la falsa pandemia, en la que muchos todavía no saben lo que está pasando en mundo por estar bajo programación mental sobre todo de la televisión, creo que es importante no solo denunciar una vez más quién es el enemigo invisible de la humanidad, sino, también, realizar un análisis empírico desde la hipnosis clínica regresiva para poner un poco de orden en este año apocalíptico.

En dicho sentido, a partir de los vídeos comentados que he publicado, voy a destacar las pautas evolutivas de la plandemia desde el magnífico trabajo realizado por el médico venezolano William Criado, gracias a lo cual he podido pasar de la teórica filosofía transpersonal a una práctica empírica mediante la hipnosis clínica regresiva.

1 – Vídeo 226 de Willam Criado (publicado el 24 de junio 2018): Las vacunas al descubierto: contienen nanotecnología de los reptilianos.

En esta intervención de hipnosis clínica regresiva, se puede destacar los siguientes puntos:

- En 1.999, en un polideportivo de Ohio (EEUU) hay una experimentación para vacunar 1.400 niños procedentes de la emigración. Esas vacunas contienen nanotecnología.

- Para la elaboración de esas vacunas con nanotecnología, se secuestraron a 512 científicos con sus correspondientes familias para hacerles chantaje.

- Toda esa operación fue desmantelada y los científicos y sus familias recuperados.

2 – Vídeo 283 de William Criado (publicado el 24 de marzo 2020): La raza Kutulo está detrás de la pandemia.

En esta intervención de hipnosis clínica regresiva, se puede destacar los siguientes puntos:

- Se evidencia que un laboratorio situado en Wuhan (China) es el centro de operaciones para la pandemia, donde se pretendía liberar en el futuro nanorobots biológicos para que, una vez liberados, se multiplicaran por medio del oxigeno y el aire atmosférico. Esos nanorobots son más pequeños que un grano de arena.

- El objetivo era programar esa pandemia mortal para el final del 2021 preparando así esa extinción masiva para el gran evento del 2024 (¿Flash solar?).

- William Criado sabe que hay 44 hombres que dominan la élite política y económica, los cuales son los responsables de la pandemia del 2020, conoce sus nombres.

- La pandemia del 2020 es una estrategia de control mediante la vacunación masiva obligatoria como preparación para el 2021, fecha en que se liberaría los citados nanorobots biológicos, los cuales serían más letales que el coronavirus.

- Toda esa operativa genocida ha sido anticipadamente desmantelada por William Criado.

3 – Vídeo 284 de William Criado (publicado el 9 de abril 2020): Enki, el creador del ser humano, hace importantes revelaciones sobre el virus y el futuro de la humanidad.

En una conversación de William Criado con Enki, cabe destacar estos importantes puntos:

- Enki: Hay demasiadas muertes, esto no se va acabar todavía, hay mucha maldad en el mundo.

- WC: El virus es un microorganismo en 3D, reforzado en laboratorios con diferentes inserciones*. Las razas que estaban detrás de ese plan para 2021 fueron eliminadas (ver vídeos 283 y 306), fue el último bastión Anunnaki.

*Cabe señalar que muchos científicos denuncian que, efectivamente, el virus no ha sido secuenciado y aislado según los postulados de Koch. También denuncian esos científicos que hay inserciones de otras secuencias como, por ejemplo, el VHI. Esa secuenciación es, entonces, un “virus informático” pues ha sido secuenciado en una pantalla de ordenador.

- Enki: El holograma de la Tierra se está rompiendo, los reptiles se están dejando ver por todo el mundo y ya no saben qué hacer.

- Enkí: Más que el virus, está matando el pánico, el miedo.

- WC: Ha habido momentos claves desde movimientos gubernamentales, en el que 2 cosas se han visto sin que sean públicas: 1- La liberación de muchos niños, miles, que ni siquieran han visto la luz, utilizados de muchas formas: tráfico de órganos, trata de blanca, violaciones, rituales satánicos… y 2- Cierta élite mundial está resguardada en bunkers secretos.

- Enki: El virus no se queda en el aire, cae a la superficie.

- WC: Se ha visto recuperación completa en personas que han tomado vaporizaciones (6 al día) en los primeros síntomas, y el virus es eliminado de las fosas nasales y la garganta, con hierbas: eucalipto, jengibre, romero, orégano silvestre, mentol, hay evidencias de eso.

- Enki: Esto va a pasar, va a dejar muchas consecuencias, mucho dolor, esto va a pasar y van a venir mejores tiempos para todos los humanos, hay que esperar, no puedo decirte nada más William.

- Enki: El humano no está lo suficientemente preparado para escuchar ciertas cosas …

- Enki: Hay reptilianos en la tierra, y el holograma se está rompiendo, y a ellos les aterra saber que los humanos los están viendo.

- Enki: Respecto a los sonidos que hay en el mundo: Están tratando de crear pánico en los humanos.

- WC: Han aparecido imágenes tipo Blue Beam con estas nuevas tecnologías, imágenes muy nítidas para confundir a los que no saben.

4 – Vídeo 287 de William Criado (publicado el 4 de junio 2020): El Covid 19 es obra de los reptilianos desde 7034 AC.

En esta intervención de hipnosis clínica regresiva, se puede destacar los siguientes puntos:

- Se hacen experimentos con científicos: se los infecta para adquirir resistencia al virus y, posteriormente, ser enviados a la tierra 3D para infectar al resto de la humanidad.

- El objetivo de la manipulación científica en 4D es la transmisión del virus y una infección masiva, tal como se ha realizado en la época actual en el aspecto físico 3D mediante el Covid 19. Ese vector de transferencia desde 4D a 3D tiene dos objetivos: imposibilitar la destrucción en 4D y evitar la escapatoria definitiva del ser humano desde 3D.

- Los reptilianos conocen muy bien cualquier emoción del ser humano, y saben distinguir entre los humanos más frágiles y los más fuertes.

- Desde 7.034 AC se generan las pandemias a través de la historia.

- Según William Criado, el futuro no existe, de ahí la importancia de resolver el problema en la línea de tiempo presente.

- La Organización Mundial de la Salud (OMS) prohíbe las autopsias y da un protocolo equivocado (controlado por reptiles) para no detectar la coagulación de la sangre y, así, esa información queda bloqueada e inaccesible para la mente humana. (Este extremo está muy acreditado con numerosas muertes, sobre todo en Italia, cuyos científicos se atrevieron a realizar las primeras autopsias para luego cambiar el protocolo de actuación con antiinflamatorios y anticoagulantes).

- El factor de no letalidad del virus es porque los reptilianos no tienen el control del holograma tierra, ya que hay esferas de luz en partes estratégicas que ayudan al holograma y a los seres vivos, lo cual aumenta la frecuencia por emanación de luz de los Humanos/luz liberados.

5 – Conclusiones

Hay constancia de que son miles los científicos que están elevando sus voces conjuntamente contra esta falsa pandemia en la que hay relación entre el 5G y las vacunas para imponer un Nuevo orden Mundial, y así lo expuse también en un Webinar en la Universidad Central de Bolivia.

Desde este artículo, invito a dichos científicos a dar un paso más allá de lo meramente físico, a adentrarse en la metafísica, en esa cuarta dimensión desde la cual hay un enemigo invisible que controla la humanidad. Es una invitación a realizar ciencia más allá de los sentidos, es decir, desde el subconsciente humano tal como lo demuestra William Criado mediante la hipnosis clínica regresiva. Quizá, así, algún día, los científicos podrán trabajar conjuntamente con algunos filósofos que, como yo, contemplamos las cuestiones metafísicas ya no como una entelequia sino mediante acreditadas investigaciones científicas en las que, por ejemplo, se demuestra que es posible la sanación trascendental de la humanidad mediante la meditación.

Este 2020 hemos experimentado tanto sufrimiento, que es imperativo volver a poner orden entre la ciencia y el pensamiento.
Ver más


enki

¿POR QUÉ TENEMOS UN CEREBRO REPTILIANO?

1 – Lo que dice la mitología

Enki o Enkil era un dios de la mitología sumeria, posteriormente conocido como “Ea” y así conocido en las mitologías acadia y babilónica. Significa El señor de la tierra, era hermanastro del dios Enlil, e hijo de Anu. Su misión era la de crear a los hombres e impulsar a que otras divinidades los creasen. Dota a los humanos con las artes, oficios y medios técnicos para la agricultura.

Dice el mito que Enlil intenta destruir a la humanidad en tres oportunidades, molesto por sus hábitos ruidosos. En el último de estos intentos, arrasa la Tierra con un Diluvio. La humanidad consigue salvarse gracias a la intervención de su medio hermano, Enki, que ordenará a Atrahasis, la construcción de un enorme barco en el que deberá cargar semillas y animales. Luego Enlil inunda la Tierra abriendo las compuertas del cielo. Los demás dioses reprenden a Enlil ya que necesitan los sacrificios que realizan los humanos para alimentarse (¿humanos sacrificados?). Cuando las aguas se retiran, Ziusudra ofrece un sacrificio a los dioses, que lo reciben hambrientos. Finalmente, Enki solicita a la diosa madre la creación de nuevos seres humanos.

Quizá el autor emblemático que más ha estudiado la mitología sobre el origen de la humanidad sea David Parcerisa. En su obra Anunnaki, los creadores de la humanidad, realiza un estudio en profundidad sobre los orígenes del ser humano en manos de una civilización extraterrestre, tal y como es narrado en los textos más antiguos que se conocen: las tablillas de arcilla sumerias que tradujo el ruso Sitchin. En su otra obra Enki, padre de la humanidad, expone todas las evidencias registradas de cómo los Dioses Sumerios son el origen de un plan de manipulación genética, y cómo el ser humano fue creado y diseñado por estos seres. En esencia, los llamados Anunnaki, eran una raza extraterrestre que nos creó para esclavizarnos, pero tan solo uno de ellos, se opuso a sus perversos planes. Aquél, a quién encargaron la tarea de crear al humano, se rebeló contra sus amos. Este ser, conocido como Enki, llegó a identificarse tanto con sus criaturas que se puso de su lado, otorgándole conocimientos, privilegios y derechos. En ese libro relata la pugna entre Enki y su rival Enlil y sigue la estela de sus hazañas a lo largo de su paso por distintas culturas del mundo. Enlil es un canciller militar que odia a la humanidad y sólo piensa en destruirla. Enki es un científico y genetista que arriesgará su vida para defender a los hombres. En esta obra analiza los textos sumerios más antiguos, y extrae las claves más importantes para entender quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde nos dirigimos como seres inteligentes y espirituales. El mensaje de esa obra es que nunca hemos estado solos, y aunque existen unas entidades oscuras que nos han esclavizado, siempre hemos contado con un aliado: Enki.

2 – Lo que dice la ciencia

Se ha encontrado que existen tres tipos de cerebros, los cuales son los siguientes: el cerebro reptiliano, el cerebro emocional o cerebro límbico y por último el cerebro racional o neocórtex. En este artículo de Psicología-Online, puede estudiar qué es el cerebro reptiliano, sus partes y funciones.

El “complejo-R”, también conocido como el "cerebro reptiliano", incluye el tronco del encéfalo y el cerebelo. La frase "cerebro reptiliano" deriva del hecho que el cerebro de un reptil es dominado por el tronco encefálico y el cerebelo, que controla el comportamiento y el pensamiento instintivo para sobrevivir. Este cerebro controla los músculos, equilibrio y las funciones autonómicas (p. ej., respiración y latido del corazón). Por consiguiente, es principalmente reactivo a estímulos directos.

Sin embargo, no hay un pleno consenso científico acerca del origen del “cerebro reptiliano” e, incluso el neurobiólogo José.R Alonso, considera que el cerebro reptiliano es un mito.

Obviamente, no espero que los científicos ortodoxos se avengan a los presupuestos planteados en este artículo. Desde un punto de vista científico, basta comprender que el concepto “cerebro reptiliano” existe, aunque algunos lo consideren un mito, pero, como veremos a continuación, ya sabemos que desde el mito y la ciencia solo hay un paso para que la antropología histórica aporte veracidad al origen de nuestro cerebro reptiliano.

3 – Lo que dice las investigaciones antropológica e histórica

Hemos visto anteriormente que, tanto la mitología como la ciencia, nos hablan del origen reptil de la humanidad, pero, ¿qué nos dicen las investigaciones antropológica e histórica? En esta cuestión remito al lector a autores que han estudiado exhaustivamente dicha cuestión.

Así, en primer lugar, tenemos a La historia secreta de los reptilianos de Scott Roberts. El tema de la existencia de caciques reptilianos que supervisan el destino de la humanidad tiene una presencia destacada en la literatura moderna sobre conspiraciones. En la Biblia, la fuente de todos los males se ha identificado comúnmente con un ser reptiliano, una serpiente. A medida que el cristianismo cobró fuerza y ganó popularidad, trató de personalizar el mal en forma de Lucifer y el diablo, que pasó a identificarse con esa serpiente parlante del Jardín del Edén. Sitchin e Icke no son sino dos de una larga lista de investigadores que han varado en las aguas turbias del arquetipo reptiliano. Scott Roberts se dirige con audacia adonde pocos hombres han logrado salir a la superficie, y proporciona un enfoque del tema equilibrado, innovador y perspicaz.

En segundo Lugar, la obra de David Icke, Hijos de Matrix, es sumamente esclarecedora sobre el tema:

“Este libro se ha escrito con el objetivo de reunir las pruebas y antecedentes del control extraterrestre, intraterrestre e interdimensional que ha dominado el planeta Tierra durante miles de años hasta el día de hoy, intentando presentar la imagen más clara posible de las fuerzas que diariamente manipulan y dirigen las vidas del género humano. Los linajes que hoy controlan el mundo y nuestras vidas son los mismos que dominaron Lemuria, la Atlántida, Sumeria, Egipto, Babilonia, el Imperio romano, el británico y los demás imperios europeos. Ellos son los presidentes de Estados Unidos, los primeros ministros, las familias que controlan bancos y empresas, los propietarios de los medios de comunicación y aquellos que controlan el ejército. Hemos sido dominados por la misma tribu entrecruzada de híbridos extraterrestres o intraterrestres, los nefilim, durante miles de años y ahora estamos enfrentándonos a un momento crucial de su vasto plan.”

Así pues, lo que dice el mito y la ciencia son, de alguna manera, avalados por las citadas investigaciones antropológicas e históricas.

4 – Lo que dice la hipnosis clínica regresiva

Si la mitología, la ciencia y la antropología histórica, todas ellas, coinciden en que hay un posible origen reptil del ser humano, ¿cómo puede ser comprobado ello? Afortunadamente, de la mano del médico venezolano William Criado es posible adentrarse en los confines del subconsciente humano y, para sorpresa de muchos, en ese lugar se produce una distopia temporal que permite acceder a memorias ancestrales para descubrir que Enki no es sólo un mito, sino el creador del ser humano. Pero, además, podemos descubrir cómo la humanidad es dominada y manipulada por un enemigo invisible que genera la mayor parte del sufrimiento humano como se puede constatar en estas investigaciones.

A partir de las citadas investigaciones científicas, la filosofía transpersonal da un paso de gigante desde la teoría a la práctica gracias a la hipnosis clínica regresiva, incluso, se puede identificar y localizar a ese “genio maligno” en la cuarta dimensión. Algún día, quizá, el sistema educativo deberá contemplar estas investigaciones transpersonales para conocer realmente el origen de la humanidad, tal es el propósito de la filosofía transpersonal que propugno.

5 – Lo que yo pienso

Probablemente no sea muy importante lo que yo piense, pues hay muchas autoridades por encima de mí en la cúspide del conocimiento académico. Pero si tenemos en cuenta que muchas de esas autoridades académicas no tienen ni idea de quien es Ken Wilber, un inconmensurable pensador contemporáneo considerado como el “Einstein de la conciencia”, y que tampoco se dignan dichos académicos a analizar con criterio científico lo que está pasando en el mundo, es evidente, entonces, que vivimos bajo una manipulación económica, social y política que también afecta a las instituciones científicas y educativas, una obra de ingeniería social y mental en toda regla.

A partir de dicho presupuesto, no es extraño que 2020 sea el año apocalíptico por antonomasia y que, coincidiendo con la entrada en la era de Acuario a partir del 21 de diciembre, los hasta ahora considerados como “conspiranóicos” o “negacionistas” seamos los abanderados para recuperar la libertad de pensamiento sin dejar de lado la investigación metodológica propia del método científico, tal ha sido hasta ahora los presupuestos que me han orientado en mis investigaciones plasmadas en mis publicaciones.

Y lo que estoy denunciando implícitamente aquí es que, el materialismo científico, tiene sus días contados, pues ya no se puede hacer ciencia desligada de la conexión espiritual. En efecto, desde el surgimiento de la física cuántica, los paradigmas de pensamiento han evolucionado hasta el punto de que se puede hacer filosofía cuántica, hablar de psicología transracional y dar un enfoque actualizado al estudio de la evolución de la conciencia. Y si una cosa nos evidencia dichas investigaciones es que la humanidad se halla en el tránsito de un viejo mundo a un nuevo mundo donde la ascensión espiritual planetaria no es una entelequia, sino un requisito previo para trascender paradigmas caducos insertos en la psicología, la filosofía, la sociología, la ciencia, la educación y la espiritualidad.

Dicho de otro modo, el sistema piramidal del “ojo que todo lo ve” es la auténtica conspiración contra la humanidad, y es cuestión de tiempo de que caigan de su pedestal todos esos académicos que, sin saberlo ellos, están abducidos mentalmente por esos reptilianos que controlan a la humanidad a través de todas las instancias sociales: la economía, la política, la justicia, la educación y, consecuentemente, impiden que el despertar espiritual eclosione de un modo apoteósico.

Sin embargo, poco a nada podrán hacer esos depositarios del conocimiento académico de tantas universidades, pues son gigantes de barro y verán caer sus estructuras académicas, pues el nuevo conocimiento que está llegando es una renovada comprensión de la verdadera historia de la humanidad, tal como he intentado dejar un apunte en este artículo.
Ver más


descartes

IDENTIFICADO Y LOCALIZADO EL “GENIO MALIGNO” DE DESCARTES

1 – El “genio maligno” en la filosofía de Descartes

René Descartes (1596-1650) es un filósofo francés del cual puse una cita suya al inicio de mi obra LA EDUCACIÓN CUÁNTICA: “Para alcanzar la verdad, es necesario, una vez en la vida, desprenderse de todas las ideas recibidas, y reconstruir de nuevo y desde los cimientos todo nuestro sistema de conocimientos”. Y, en efecto, no le faltaba razón pues, como argumento en mi citada obra, la humanidad se halla ante un nuevo paradigma de conocimiento.

La importancia de este pensador radica en que fue el padre del racionalismo moderno. Descartes se auto instruyó para producir un pensamiento racional autónomo, libre de los dogmas religiosos, es decir, despertó su mente racional, solito, frente a la Santa Inquisición. Descartes tuvo que estructurar unas reglas del pensamiento en su Discurso del método para salir de las garras de la Iglesia: el pensamiento escolástico supeditó la razón a la fe, hasta que Descartes se atrevió con su “cogito” más conocido como “pienso, luego existo”.

El Discurso del método, cuyo título completo es Discurso del método para conducir bien la propia razón y buscar la verdad en las ciencias, es la principal obra escrita por René Descartes y una obra fundamental de la filosofía occidental con implicaciones para el desarrollo de la filosofía y de la ciencia. Descartes tituló esta obra Discurso del método con una finalidad precisa: en una carta que dirige a Marin Mersenne le explica que la ha titulado Discurso y no Tratado para poner de manifiesto que no tenía intención de enseñar, sino solo de hablar. Con esto Descartes trata de alejarse de cualquier problema que pudiese surgir con sus contemporáneos por las ideas vertidas en esta obra y además escapa así de una posible condena eclesiástica como había ocurrido poco tiempo antes con Galileo y cuyas ideas Descartes no consideraba desacertadas.

La locución latina “cogito ergo sum”, que en castellano se traduce frecuentemente como “pienso, luego existo”, es un planteamiento filosófico de René Descarte, el cual se convirtió en el elemento fundamental del racionalismo occidental. “Cogito ergo sum” es una traducción del planteamiento original de Descartes en francés: “Je pense, donc je suis”, encontrado en su famoso Discurso del método. La frase de Descartes expresa uno de los principios filosóficos fundamentales de la filosofía moderna: que mi pensamiento, y por lo tanto mi propia existencia, es indudable, algo absolutamente cierto y a partir de lo cual puedo establecer nuevas certezas.

En dicho contexto epistemológico, el “genio maligno” es un recurso empleado por Descartes en la duda metódica para radicalizar la búsqueda de un conocimiento evidente. Consiste en la hipótesis de que tal vez nos ha creado un dios que busca engañarnos aún en aquellos conocimientos que nos parecen más evidentes; que nos haya hecho de tal forma que cuando nos parezca vivir en la verdad más manifiesta no estemos en la verdad sino en el error. Tras el descubrimiento del “cogito”, la demostración de la existencia de Dios y la demostración de su bondad, Descartes rechaza la hipótesis del genio maligno.

2 – El “genio maligno” y la filosofía cuántica

Sin embargo, Descartes no iba mal encaminado pues, con los descubrimientos de la filosofía cuántica -de que la realidad es una ilusión-, habría que buscar en dimensiones alternativas la naturaleza de la “realidad”, lo cual dio lugar al surgimiento del paradigma holográfico. Según los descubrimientos de Karl Pribam, el cerebro opera como un holograma. Por otro lado, el trabajo de David Bohm en la física subatómica, le llevó a la conclusión de que las entidades físicas que parecían separadas y discretas en el espacio y el tiempo, estaban realmente vinculadas o unificadas de una manera implícita o subyacente. Y como culmen a dichos planteamientos, convendría leer la obra El universo holográfico de Michael Talbot, en la que nos desvela curiosos fenómenos que no tienen explicación para la ciencia moderna, pero que sí pueden interpretarse mediante la física cuántica o modelos teóricos como el paradigma holográfico. De esta manera, el tiempo y el espacio no son más que productos de nuestra manera de percibir, pero estamos tan “programados” para aceptar estos conceptos como categorías absolutas que nos cuesta incluso imaginarlo. El paradigma holográfico no sólo sirve para explicar fenómenos de la física y la neurología que la ciencia clásica es incapaz de interpretar, sino que pone de manifiesto que la ciencia no está libre de prejuicios ni es tan objetiva como nos quieren hacer creer los científicos, ya que el universo abarca bastante más de lo que nos permite percibir nuestra cosmovisión actual.

Si tenemos en cuenta dicha distopia temporal desde la filosofía cuántica, podríamos aseverar que somos viajeros en el tiempo a través de la reencarnación y que la naturaleza es mental. En efecto, el tiempo se vuelve entonces relativo (1), y el pasado, el presente y el futuro coexisten (2). De hecho, el supuesto básico de la Teoría de la relatividad de Einstein (2008) es que la localización de los sucesos físicos, tanto en el tiempo como en el espacio, son relativos al estado de movimiento del observador. Y de ello se desprende que, si fuera posible viajar a la velocidad de la luz, seríamos viajeros en el tiempo (3). Pero esa cuestión intenta resolver el desplazamiento físico a través del tiempo, es decir en el universo material. Sin embargo, como postula el físico y astrónomo Jean, la naturaleza es mental. A tenor de ello, según el asombroso fenómeno cuántico conocido como entrelazamiento cuántico, el físico John S. Bell demostró que existe un oscuro mecanismo no-local por el cual, el espacio y el tiempo tal como los concebimos, son irreales: es como si no existieran. Einstein había apuntado a que debían existir algunas variables locales desconocidas que lograban que apareciera ese efecto falsamente. Pero Bell proponía que no es así. Proponía que existe cierta energía que no conocemos, y que logra transmitir la información de una partícula a la otra. Así una partícula sabe inmediatamente lo que le está ocurriendo a la otra.

Sin embargo, en las últimas décadas, se han realizado diferentes experimentos muy serios y rigurosos, que han demostrado científicamente que Bell tenía razón, y por tanto han dado la victoria a la física cuántica frente a lo que defendía Einstein. Desde luego, si algo se puede afirmar es que la teoría cuántica es muy robusta, y se encuentra sostenida por infinidad de rigurosas demostraciones experimentales, que demuestran su validez, y su elevado grado de precisión.

Obviamente, uno de los principales problemas que veía Einstein era que el entrelazamiento cuántico parece violar la teoría de la relatividad. Si se puede transmitir a años luz una información entre partículas, de forma inmediata, entonces la velocidad máxima ya no es la luz… ¿Es eso cierto? Bueno, es necesaria alguna explicación. Si hablamos de ondas, es decir, de energía, entonces es así. Pero de lo que habla Bell no es de energía, sino de información. La energía se transmite en el vacío a la velocidad de la luz, pero la información parece poderlo hacer de forma instantánea. Por ello, no está violando necesariamente la teoría de la relatividad.

Tenemos ahí, pues, la gran clave: es la información quien viaja fuera del espacio/tiempo que percibimos mediante nuestros sentidos. Si además, tenemos en cuenta el universo holográfico antes señalado, nos permite adentrarnos en dimensiones más allá de la tercera dimensión (espacial), es decir, en la cuarta dimensión (temporal) tal como específicamente reconoce la física a dichas dimensiones.

3 – El “genio maligno” habita en la cuarta dimensión

Entonces, la gran pregunta sería: ¿cómo adentrarnos en esa dimensión fuera de nuestro espacio/tiempo percibido? Esa cuestión ha quedado expuesta en mi artículo FILOSOFÍA TRANSPERSONAL: DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA, en la que aludo al subconsciente como puerta de acceso por el ser humano a una dimensión alternativa a nuestros tradicionales sentidos físicos. Una cuestión demostrada por el médico venezolano William Criado mediante la hipnosis clínica regresiva. Este médico nos adentra en la cuarta dimensión donde habita el enemigo invisible de la humanidad: sí, estamos hablando de las fuerzas oscuras como reptilianos, dragones y otras razas interdimensionales que interfieren y controlan el mundo tridimensional que habitamos o Matrix, tal como demuestra David Icke, uno de los pioneros en esas cuestiones. David Icke lo resume certera y estupendamente en su obra Hijos de matrix:

“Este libro se ha escrito con el objetivo de reunir las pruebas y antecedentes del control extraterrestre, intraterrestre e interdimensional que ha dominado el planeta Tierra durante miles de años hasta el día de hoy, intentando presentar la imagen más clara posible de las fuerzas que diariamente manipulan y dirigen las vidas del género humano. Los linajes que hoy controlan el mundo y nuestras vidas son los mismos que dominaron Lemuria, la Atlántida, Sumeria, Egipto, Babilonia, el Imperio romano, el británico y los demás imperios europeos. Ellos son los presidentes de Estados Unidos, los primeros ministros, las familias que controlan bancos y empresas, los propietarios de los medios de comunicación y aquellos que controlan el ejército. Hemos sido dominados por la misma tribu entrecruzada de híbridos extraterrestres o intraterrestres, los nefilim, durante miles de años y ahora estamos enfrentándonos a un momento crucial de su vasto plan.”

Concluyendo pues, gracias a las investigaciones de la filosofía cuántica, podemos afirmar que, dicho “genio maligno”, sí existe, y se identifica con los seres obscuros como reptilianos y dragones y están localizados en la cuarta dimensión. Una cuestión filosófica aparentemente estéril como el “genio maligno” argumentado en la filosofía de Descartes, siglos más tarde y mediante la física cuántica, así como la hipnosis regresiva, nos permite aseverar que el “genio maligno” existe y es muy peligroso para la supervivencia de la humanidad.

Quizá, algún día, se podrá explicar este artículo como una asignatura de filosofía transpersonal a los estudiantes del futuro. De momento, bastante trabajo habrá para hacer comprender ello a los escépticos materialistas científicos.


NOTAS:

(1) Científicos austríacos han demostrado una limitación fundamental para nuestra capacidad de medir el tiempo, combinando la mecánica cuántica y la teoría de Einstein de la relatividad general. Al medir el tiempo, normalmente suponemos que los relojes no afectan el espacio y el tiempo, y que el tiempo puede medirse con precisión infinita en puntos cercanos del espacio. Pero físicos teóricos de la Universidad de Viena y de la Academia Austriaca de Ciencias argumentan que cuanto más preciso sea un reloj determinado, más “borra” el flujo de tiempo medido por los relojes vecinos. Como consecuencia, el tiempo mostrado por los relojes ya no está bien definido. Los hallazgos se publican en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS).

En la vida cotidiana estamos acostumbrados a la idea de que las propiedades de un objeto pueden ser conocidas con una precisión arbitraria. Sin embargo, en la mecánica cuántica, una de las principales teorías de la física moderna, el principio de incertidumbre de Heisenberg establece un límite fundamental a la precisión con la que se pueden conocer pares de propiedades físicas, como la energía y el tiempo de un reloj. Cuanto más preciso es el reloj, mayor es la incertidumbre en su energía. Un reloj arbitrariamente preciso tendría por lo tanto una incertidumbre ilimitada en su energía. Esto se hace importante cuando se incluye la teoría de Einstein de la relatividad general, la otra teoría clave en la física. La relatividad general predice que el flujo del tiempo es alterado por la presencia de masas o fuentes de energía. Este efecto, conocido como “dilatación del tiempo gravitatorio”, hace que el tiempo se desacelere cerca de un objeto de gran energía, en comparación con la situación en la que el objeto tiene una energía menor.

Combinando estos principios de la mecánica cuántica y la relatividad general, el equipo de investigación encabezado por Aslav Brukner de la Universidad de Viena y el Instituto de Óptica Cuántica e Información Cuántica demostró un nuevo efecto en la interacción de las dos teorías fundamentales. Según la mecánica cuántica, si tenemos un reloj muy preciso, su incertidumbre energética es muy grande. Debido a la relatividad general, cuanto mayor es su incertidumbre energética, mayor es la incertidumbre en el flujo de tiempo en el vecindario del reloj.

Juntando las piezas, los investigadores mostraron que los relojes colocados uno junto al otro necesariamente se perturban mutuamente, resultando en un “borroso” flujo de tiempo. Esta limitación en nuestra capacidad de medir el tiempo es universal, en el sentido de que es independiente del mecanismo subyacente de los relojes o del material del que están hechos. “Nuestros hallazgos sugieren que necesitamos reexaminar nuestras ideas sobre la naturaleza del tiempo cuando, tanto la mecánica cuántica como la relatividad general, son tomadas en cuenta”, dice Esteban Castro, autor principal de la publicación.


(2) Un profesor estadounidense ha presentado una nueva teoría del tiempo, que sugiere que la idea de que el mismo fluye como un río no es correcta. Más bien, afirma, el espacio-tiempo es un “universo de bloque” donde el pasado, el presente y el futuro coexisten. La nueva teoría del tiempo, desarrollada por Bradford Skow, un profesor de filosofía del Instituto de Tecnología de Massachusetts, EE.UU., sugiere que el tiempo no avanza, sino más bien, todo el tiempo es siempre presente.

Según esta teoría del “universo de bloque”, si tuviéramos que “contemplar” el universo desde arriba, veríamos tiempo extendido en todas las direcciones. Skow alega que no cree en que los eventos se queden en el pasado y desaparezcan para siempre: existen en diferentes partes del espacio-tiempo. El científico sostiene que el presente no es como un punto destacado en la línea de tiempo. Más bien, las experiencias que tuviste ayer, la semana pasada, o incluso años atrás son todas reales. Sin embargo, precisa que el viaje en el tiempo entre los diferentes momentos no es posible, ya que ahora estamos en una parte diferente del espacio-tiempo.


(3) “En la Teoría de la Relatividad, la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz es equivalente a la de viajar al pasado”, dice Álvaro de Rújula, físico teórico del CERN. El padre de la Teoría de la Relatividad, Albert Einstein, ya había aventurado que si somos capaces de enviar un mensaje más rápido que la luz, entonces “podremos enviar un mensaje al pasado”. En este sentido, el CERN dice haber hallado partículas que se mueven más rápido que la luz. Un equipo internacional de científicos ha descubierto que unas partículas, llamadas neutrinos, viajan más rápido que la luz, según un portavoz de los investigadores. El hallazgo podría suponer un desafío a una de las leyes fundamentales de la física.

Antonio Ereditato, que trabaja en el centro de partículas físicas del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear, por sus siglas en francés) en la frontera franco-suiza, contó a Reuters que los tres años de mediciones han mostrado que los neutrinos se movían 60 nanosegundos más rápido que la luz en una distancia de 730 kilómetros entre Ginebra y Gran Sasso, en Italia.

La luz podría haber cubierto esa misma distancia en alrededor de 2,4 milésimas de segundo, pero los neutrinos tardaron 60 nanosegundos (un nanosegundo equivale a una mil millonésima parte de un segundo) menos que los haces de luz.

“Tenemos mucha confianza en nuestros resultados. Pero necesitamos que otros colegas hagan sus pruebas y lo confirmen por sí mismos”, dijo. Hay que ser prudente. Si se confirma, el descubrimiento podría invalidar una parte clave de la teoría de la relatividad que Albert Einstein enunció en 1905, que asegura que nada en el universo puede viajar más rápido que la luz.

Este es uno de los “dogmas” aceptados por la física teórica y que ha permanecido invariable desde 1905, cuando Einstein enunció su Teoría de la Relatividad Especial. No es que nada pueda ir más rápido que la luz. Los físicos teóricos creen que en el inicio del universo, instantes después del Big Bang sí se produjeron velocidades mayores que la de la luz (300.000 kilómetros por segundo). Lo que significa el enunciado del genial físico alemán es que ningún “mensajero”, ninguna partícula (o señal como se denominan en la física teórica), puede hacerlo.

“Si se confirmase el resultado significaría una nueva revolución en Física con implicaciones en la teoría de la información”, explica desde el CERN José Bernabéu, catedrático de Física Teórica de la Universidad de Valencia y reciente ganador del Premio de la Física convocado por la Real Sociedad Española de Física y por la Fundación BBVA. “Si se confirmase sería increíblemente revolucionario, supondría un batacazo, pero los batacazos son buenos”, resume De Rújula.

(Información extraída del artículo titulado Viajar a la velocidad de la luz es equivalente a poder viajar al pasado, publicado en EL MUNDO de fecha 23-09-2011. Ver aquí)


BIBLIOGRAFÍA:

Einstein, Albert. Sobre la teoría de la relatividad especial y general. Madrid: Alianza Editorial, 2008.
Ver más


Filosofia transpersonal

FILOSOFÍA TRANSPERSONAL: DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

1 – Marco teórico de mis investigaciones

A veces, como todo en la vida, hay que pasar página e iniciar una nueva etapa de investigación y de comunicación. Quien haya seguido mis publicaciones hasta la presente, habrá podido observar que, todo mi empeño de reflexión filosófica, ha perseguido el objetivo de desmontar el sistema de pensamiento Occidental, sustentado en un fracaso epistemológico. Un pensamiento Occidental que ha disociado la razón del espíritu, lo cual me ha obligado a remontar la corriente del pensamiento crítico hasta justificar y argumentar una filosofía transpersonal sobre el pensamiento del inconmensurable Ken Wilber.

El término “transpersonal” no es todavía de aplicación cognitiva ni filosófica en el sistema tradicional de educación, no en vano declinaron un artículo científico de mi autoría sobre Ken Wilber porque, precisamente, más de 50 académicos de prestigiosas universidades desconocen al pensador más importante de nuestra era y considerado como el “Einstein de la conciencia”. No obstante, proseguí con mis publicaciones hasta argumentar desde la metodología científica la comprensión de la teoría de la cultura y su cuestión ética, esbozar una renovada antropología filosófica alternativa, y demostrar profusamente la cuestión epistemológica para vislumbrar la filosofía transpersonal, así como la educación transracional.

Dichos replanteamientos culturales, éticos, antropológicos, filosóficos y educativos repercuten en la percepción que debemos tener de nosotros mismo y del mundo circundante, siendo así que introduje un nuevo neologismo: la psicología transracional que, inherentemente, está asociada a los mapas evolutivos de la conciencia. Y todo ello, no son simples erudiciones fantasiosas como algunos escépticos materialistas científicos me acusaron (1) en los inicios de mi andadura investigativa. Bien al contrario, los planteamientos filosóficos anteriormente expuestos fueron refrendados por publicaciones de artículos científicos y en congresos.

El eje central de mis investigaciones se ha centrado en tratar de argumentar una nueva cosmología entre ciencia y espíritu, es decir, la epistemología de lo conmensurable con la hermenéutica de lo inconmensurable porque, tal como me ha mostrado mi mentor intelectual Ken Wilber, el fracaso de la actual civilización es la carencia de espiritualidad en este “mundo chato” (2): es el fracaso de las instituciones científicas y educativas, así como la manipulación económica, social y política lo que ha mantenido a esta civilización en la Caverna platónica. Dicho de otro modo, nuestra civilización es un viejo mundo que debe dar paso a un nuevo mundo, y esa reconstrucción es imperativa a la vista de la paranoia psicológica globalizada causada por una falsa pandemia cuyo objetivo era crear una locura aperspectivista para que nadie comprenda lo que está pasando en el mundo.

Afortunadamente fui poniendo en orden mis ideas hasta cerrar el círculo de mis investigaciones en mi última obra CIENCIA, FILOSOFÍA, ESPIRITUALIDAD, donde creo haber demostrado que, desde la filosofía, es posible contemplar dimensiones de trascendencia espiritual, y que dicha trascendencia metafísica es posible mediante la meditación, avalado ello por rigurosas demostraciones científicas. Así pues, la sanación trascendental de la humanidad mediante la meditación ya no es una entelequia, sino una realidad latente y cada vez más evidente para la sanación trascendental del ser humano, tal como se demuestra en numerosas experiencias escolares. Pero, también, esa filosofía transpersonal ha calado en el ámbito universitario tal como demuestran la Tesis Doctoral de Noemí Siverio y la Tesis de Maestría de Marely Figueroa. El culmen de ello ha sido una experiencia pionera en el mundo de la filosofía: El Instituto Ateneo de Colima (México) imparte la asignatura de filosofía transpersonal en el grado universitario de educación de la mano de la docente Marely Figueroa.

Con las anteriores investigaciones e incursiones académicas me puedo dar por satisfecho por el trabajo realizado a lo largo de los doce años desde que inicié mi andadura investigativa para saber por qué hay tanto sufrimiento en el mundo. Ahora, ha llegado el momento de clausurar ese marco teórico de mis investigaciones, cuya mayor intencionalidad era desprogramar los velos de la percepción que el enemigo invisible de la humanidad ha impuesto a través de una historia manifiestamente manipulada mediante una ingeniería social y mental. A partir de ahora, abro una segunda etapa de investigación orientada desde las ciencias noéticas para contemplar la distopía temporal en el marco de realidades como la reencarnación y la regresión hipnótica, para adentrarnos en el subconsciente humano, y ello con la intención de comprender los procesos metafísicos que guardan relación con el sufrimiento humano, tanto a nivel físico como psicológico.

2 – Marco práctico de las próximas investigaciones

Como creo haber demostrado en mi artículo Breve resumen de lo que está pasando en el mundo, la humanidad se halla ante el gran “Evento” y la ascensión espiritual planetaria. Y el desencadenante de ese gran despertar espiritual será el fraude cometido en las elecciones de EEUU. Es innegable que estamos viviendo tiempos bíblicos y que “nadie puede parar lo que viene”. ¿Y qué es lo que viene? A partir del 21 de diciembre del 2020 comienza oficial y astrológicamente la era de Acuario. Pero lo que comienza verdaderamente es el cambio interior que cada cual debe hacer, y ya no se trata de concepciones teoréticas como he demostrado en el anterior marco teórico de mis investigaciones, sino que ahora hay que aflorar el verdadero conocimiento esotérico que permita la conexión con nuestra esencia divina, dicho de otro modo, debemos ahondar en el conocimiento de sí mismo para sanar nuestros traumas ancestrales y las sombras psicológicas que impiden nuestra evolución de la conciencia tanto individual como colectivamente.

Para tal efecto, vamos a realizar esa andadura investigativa de la mano del médico venezolano William Criado quien, mediante la hipnosis clínica regresiva, nos va a adentrar en el mundo de la cuarta dimensión donde habita el enemigo invisible de la humanidad, sí, estamos hablando de las fuerzas oscuras como reptilianos, dragones y otras razas interdimensionales que interfieren y controlan el mundo tridimensional que habitamos o Matrix, tal como demuestra David Icke, uno de los pioneros en esas cuestiones. David Icke lo resume certera y estupendamente en su obra Hijos de matrix:

“Este libro se ha escrito con el objetivo de reunir las pruebas y antecedentes del control extraterrestre, intraterrestre e interdimensional que ha dominado el planeta Tierra durante miles de años hasta el día de hoy, intentando presentar la imagen más clara posible de las fuerzas que diariamente manipulan y dirigen las vidas del género humano. Los linajes que hoy controlan el mundo y nuestras vidas son los mismos que dominaron Lemuria, la Atlántida, Sumeria, Egipto, Babilonia, el Imperio romano, el británico y los demás imperios europeos. Ellos son los presidentes de Estados Unidos, los primeros ministros, las familias que controlan bancos y empresas, los propietarios de los medios de comunicación y aquellos que controlan el ejército. Hemos sido dominados por la misma tribu entrecruzada de híbridos extraterrestres o intraterrestres, los nefilim, durante miles de años y ahora estamos enfrentándonos a un momento crucial de su vasto plan.”

Ha llegado el momento de que el ser humano se empodere de sí mismo mediante el control de su propia conciencia, tal fue el marco teórico de mis investigaciones, pero ahora hay que realizar un trabajo empírico para conocer esos mecanismos de empoderamiento y, así, alcanzar la tan necesaria inteligencia espiritual, y lo voy hacer mediante el estudio de los trabajos terapéuticos realizado por William Criado.

William Criado ofrece cursos en los que expone sus teorías clínicas, psicológicas, filosóficas y espirituales avaladas por sus más de cinco años de investigación (según las publicaciones de su canal de Youtube) sobre las cuestiones metafísicas de las diferentes dimensiones: desde la tercera dimensión (espacial) en la que habita la humanidad, pasando por la cuarta dimensión (temporal) donde residen los demonios que atormentan a la humanidad, hasta la quinta dimensión en la que sólo se puede acceder desde el Amor y el sentimiento del corazón.

Hace mucho tiempo que sigo a William Criado y, en honor a la verdad, debo reconocer que la visualización de sus vídeos ha sido una gran escuela para refundir mis conocimientos teóricos con sus enseñanzas. Desde hace mucho tiempo, era mi deseo poder asistir a uno de esos cursos impartidos por William Criado, pero, dada la actual coyuntura mundial, es prácticamente imposible disfrutar de la sapiencia de este médico venezolano. Ante esa imposibilidad, he decidido abrir una nueva sección en El blog de Amador, en el que habrá dos apartados:

-Vídeos comentados de William Criado : En esta sección iré publicando los vídeos que he estudiado y extraeré las enseñanzas más importantes que considero de interés desde el punto de vista clínico, psicológico, filosófico o metafísico. Será una sinopsis cognitiva de la enseñanza que nos deja el trabajo terapéutico de William Criado con sus pacientes.

-Filosofía transpersonal: teoría y práctica: En esta sección iré publicando artículos de reflexión al hilo de las enseñanzas de William Criado, y que puedan ser enlazadas con las postulaciones teóricas de mis investigaciones antropológicas, epistemológicas, psicológicas y filosóficas, así como la filosofía cuántica entronada por diversos científicos. Se trata, en suma, de unificar los postulados teóricos de mis investigaciones con la práctica empírica respecto del subconsciente humano, un verdadero mundo por descubrir tal como argumenté en mi obra LA EDUCACIÓN CUÁNTICA (p.202) bajo el capítulo “Escucha tu subconsciente”:

“Sin embargo, muy pocas personas saben escucharse a sí mismas, pues como ha demostrado el neurólogo estadounidense Benjamin Libet mediante experimentos, las señales cerebrales asociadas a las acciones se producen desde 0,3 a varios segundos antes de que el sujeto fuera consciente de la decisión de llevarlas a cabo. El orden de las actividades cerebrales parecía ser percepción del movimiento y luego decisión, y no a la inversa. Es decir, el cerebro consciente solo intenta ponerse al nivel de lo que ya estaba haciendo el cerebro inconsciente. Por lo tanto, el libre albedrío es una ilusión, dicho de otro modo, la vida es como un sueño, todo un reto cognitivo que propició mi obra Pensar en ser libre, de la filosofía tradicional a la filosofía transpersonal. ¿No requiere la evidencia científica de Libet de un revisionismo en profundidad del ser humano, como propongo mediante la filosofía transpersonal y La educación cuántica? La filosofía transpersonal aúna la racionalidad con la espiritualidad, más allá del “new age” y del “misticismo cuántico”. La filosofía transpersonal se sustenta en un racionalismo espiritual abierto a los inmensos desafíos que nos deparará la ciencia en cuestiones espirituales. Es la tan deseada integración entre la ciencia, la profundidad intelectual y la moralidad, tres esferas cognitivas diferenciadas por Kant mediante sus Tres críticas, y que la postmodernidad no ha logrado unificar.”

3 – Objetivos metodológicos

No me cabe ninguna duda que William Criado está realizando un trabajo empírico que da consistencia científica a la filosofía transpersonal que argumento y, por tanto, es posible desde dicha perspectiva aunar la teoría con la práctica terapéutica científica. Si bien he demostrado las ventajas científicas de la meditación dentro del marco teórico de mis investigaciones, ello se puede complementar con postulados científicos como el psicoanálisis y la filosofía cuántica, de modo que, la filosofía transpersonal pueda dar un salto cualitativo desde concepciones teóricas de la espiritualidad a aplicaciones prácticas de dicha espiritualidad, y que permitan el empoderamiento real de cada uno de nosotros como conciencia transpersonal en aras de nuestra sanación trascendental personal, así como, de una manera colectiva, la ascensión espiritual planetaria.

Tales son, pues, los planteamiento teóricos y prácticos que me han motivado a emprender esta nueva andadura investigativa. Quizá podamos, con ello, comenzar a sentar las bases filosóficas y científicas para una espiritualidad no tan ajena a nosotros sino en la profundidad interior que cada cual debe comenzar a descubrir, no solo desde postulaciones teóricas como la filosofía transpersonal, sino también con la ayuda científica propuesta por William Criado.

Cada vídeo estudiado de William Criado será titulado por mi con lo que yo considere más destacado y, créanme, que habrá titulares impactantes que irán en contra de algunos presupuestos que circulan en los ámbitos espirituales y esotéricos como las “canalizaciones”, así como las diversas teorías sobre el origen de la humanidad o las antiguas civilizaciones. El objetivo de esos titulares es, de alguna manera, desmitificar falsas creencias espirituales interpuestas, en su mayoría, por los seres obscuros de la cuarta dimensión, pero, aceptadas como “verdades” por los incautos buscadores de una genuina espiritualidad.

Así, de un modo análogo al trabajo que he realizado en el marco teórico de mis investigaciones, esta nueva etapa de trabajo empírico desde la hipnosis clínica pretende poner un poco de orden entre el caos espiritual que existe en muchos movimientos espirituales “new age”, los cuales carecen de pruebas empíricas y promueven desinformación y desorientación para todo aquel buscador del verdadero camino espiritual. El objetivo de mis investigaciones es siempre el mismo: no creer cualquier pensamiento mítico, sino evolucionar cognitivamente mediante un pensamiento crítico. Solo así será posible iniciar una nueva era marcada por la ascensión espiritual planetaria desde postulados científicos, tal como he demostrado en mi última obra CIENCIA, FILOSOFÍA, ESPIRITUALIDAD.

Desde aquí, un saludo fraternal a todas aquellas personas que me han apoyado ya sea desde el ámbito académico, ya sea compartiendo mis publicaciones o, simplemente, con sus lecturas privadas de las cuales, en su mayoría, no tengo constancia. En dicho sentido, debo dejar expresa constancia que no siempre tengo la retroalimentación que necesita mi inquietud intelectual, al fin y al cabo, la vocación del filósofo es una actividad que se ejerce en soledad y a contracorriente del pensamiento dominante social y psicológicamente. Afortunadamente, es esa conexión con las personas que me han apoyado lo que me impulsa y anima a seguir adelante con mis investigaciones en el campo espiritual para, desde la metodología científica, establecer los presupuestos básicos para una espiritualidad limpia de cualquier intoxicación obscura. Tal ha sido siempre mi objetivo en busca de la luz del conocimiento porque, cabe recordar una vez más, “La verdad os hará libres”.

Gracias a todas las personas que me han apoyado incondicionalmente.

NOTAS:

(1) Introducción de agradecimiento en mi libro La educación cuántica:

Este libro comenzó a gestarse tras mis publicaciones como articulista en el diario digital La Columnata. Y esa oportunidad de escribir una columna semanal me fue brindada por su director César Noragueda quien, en una deferencia que le honra, como si de un fenómeno sincrónico se tratara, contactó conmigo tras nuestro breve encuentro en la Asociación de Escritores Noveles años atrás. De todo corazón, gracias César por acordarte de mí después de tanto tiempo.

Pero la emergencia de los pensamientos de este ensayo también se debe a los debates intelectuales mantenidos con mis colegas de columna, así como a las diversas intervenciones de los lectores en la sección de comentarios, muchos de ellos reticentes escépticos materialistas a las ideas defendidas en este ensayo. En honor a la verdad, dicha contienda intelectual ha sido el revulsivo para la investigación científico-filosófica que, a la postre, ha culminado con La educación cuántica. Por tanto, más que sentirme contrariado por el debate de ideas mantenido con los escépticos sobre la espiritualidad aquí propuesta, debo ser justo e imparcial y, consecuentemente, reconocer que han sido de valiosa ayuda al poner a prueba mi afán de superación intelectual. Mi verdad defendida en este ensayo sería una media verdad si no rindiera tributo también al polo contrario como revulsivo de los pensamientos aquí defendidos. Por tanto, gracias también a todos aquellos que, aun no compartiendo mis ideas, han favorecido que pueda defenderlas y expresarlas de una manera concluyente en este ensayo.

(2) El fracaso epistemológico de Occidente es evidente al no haber logrado la integración del “yo” (arte), el “nosotros” (moral) y el “ello” (ciencia), tal es la conclusión de la primera parte de Breve historia de todas las cosas a decir de Wilber (p.182):

“No deberíamos, pues, buscar la solución regresando a la indisociación mítica o mágica del Gran Tres en la que el yo, la cultura y la naturaleza todavía no se habían diferenciado. Debemos desembarazarnos de la miseria de la modernidad (la disociación) sin renunciar, en cambio, a sus facetas más esplendorosas (la diferenciación). De modo que, si la tarea de la modernidad fue la diferenciación del Gran Tres, la misión de la postmodernidad es la de llegar a integrarlos.”

Wilber considera que Occidente ha completamente olvidado las dimensiones espirituales, abocando con ello a un “mundo chato” dominado por los ascendentes y los descendentes, y que han llevado al colapso de la modernidad. Wilber (p.339) explica la génesis de dicho problema occidental:

“Todo comenzó a cambiar radicalmente con el Renacimiento y la emergencia de la modernidad, un cambio que alcanzaría su punto culminante con la Ilustración y la Edad de la Razón y que bien podríamos resumir diciendo que los ascendentes fueron reemplazados por los descendentes.”

La obra de Wilber aborda en extensión los ascendentes y los descendentes como rivales antagónicos que necesitan de una integración, y nos explica la génesis histórica de este rechazo de lo espiritual, la razón histórica concreta que explica los motivos por los cuales el Occidente moderno ha llegado a negar la validez de los estadios transpersonales. La posibilidad y necesidad de una filosofía hermenéutica está meridianamente demostrada por Wilber en Breve historia de todas las cosas, a partir de la cual hemos esbozado los parámetros históricos y hermenéuticos, a saber, la diferenciación de los Tres Grandes a partir de Kant, y el colapso del Kosmos al ser reducidos al Gran Uno: el materialismo científico. En suma, estamos asistiendo en Occidente a un completo olvido de la profundidad espiritual.

Los ascendentes y los descendentes, al fragmentar el Kosmos, están alimentando la brutalidad de la contienda y no hacen más que tratar de contagiar al otro bando sus enfermedades. Pero no es en la lucha sino en la unión entre los ascendentes y los descendentes donde podremos encontrar armonía, porque solo podremos salvarnos, por así decirlo, cuando ambas facciones se reconcilien. Y tal salvación solo puede provenir de la unión entre la sabiduría y la compasión como un imperativo para la sanación trascendental del ser humano.
Ver más


Volver