"La conciencia, esa gran desconocida y, paradójicamente, tan presente en nosotros como ausente en el mundo"
(Amador Martos)
DESPERTAR ESPIRITUAL DESPERTAR ESPIRITUAL DESPERTAR ESPIRITUAL DESPERTAR ESPIRITUAL

AQUÍ: entrevista de radio sobre este artículo.

1 - Distopía histórica

El despertar colectivo masivo como título de este artículo es también el epílogo de mi obra Ciencia, Filosofía, Espiritualidad, en el que argumento la transcendencia de la distopía histórica que estamos viviendo mediante una divulgación cósmica de las verdades ocultadas a la humanidad. En esa línea de pensamiento, en mi artículo Breve resumen de lo que está pasando en el mundo, anticipaba El evento como punto de inflexión para la ascensión espiritual planetaria. Y, a la vista de los acontecimientos de esta falsa pandemia, estamos ya inmersos en una situación mundial que está llegando a un punto sin retorno: se está gestando la vacunación obligatoria por ley en muchos países, niños incluidos. El 70 % de los que apoyan dichas medidas son los mismo vacunados engañados por los políticos y medios de desinformación afines. En el 30% restante están los “despiertos” que están resistiéndose a dicho genocidio de la humanidad. La anterior situación, de vida o muerte por los efectos segundarios y mortales de las vacunas, está provocando el estallido social mediante manifestaciones en casi todos los países, excepto Venezuela por ser una férrea dictadura: en ese país, además de la vacunación mortal, están matando de hambre a su pueblo.

2 - “Revelaciones de Jesucristo”

Dichas conspiraciones contra la humanidad, a partir de septiembre del 2021 como mes clave, pueden salir a la luz pública como "revelaciones". Recordemos que “apocalipsis”, en la tradición cristiana, equivale a “Revelaciones de Jesucristo”. Por tanto, las revelaciones por desvelarse bien pueden hacer cierto este aforismo bíblico: “La verdad os hará libres”. Y dichas revelaciones de la “verdad” pueden ser las cartas por jugar de la Alianza de la Tierra y demás seres de luz. Y, cuando salgan esas revelaciones, va a provocar un shock emocional en los “dormidos” engañados. El 70% del ejército de “dormidos” comenzarán a despertar de su sueño distópico: que han sido títeres manipulados y que han sido abducidos por el bando equivocado merced a la ignorancia inducida, impidiendo así el pensamiento crítico.

3 - Crisis de conciencia

Es así como se ha llegado a una sociedad de la ignorancia con importantes repercusiones epistemológicas, siendo ello un fracaso como humanidad, lo cual conlleva una crisis de conciencia tanto individual como colectiva: es la mayor crisis de conciencia habida en la historia de la humanidad. No es una crisis cualquiera: es una crisis entre la razón y el espíritu, entre el “yo” y el “nosotros” en términos kantianos. Todo ha fracasado: la ciencia, la religión, la política, la economía, los países, la humanidad en general…y solamente queda una solución: la integración de la razón con el espíritu colectivo, una cuestión ya contemplada por Kant mediante el imperativo categórico como máxima expresión racional del amor.

4 - Los cuatro cuadrantes

Esa resolución así planteada como solución, lleva implícitamente un cambio individual de cada “uno” de nosotros (subjetividad) para ser capaces de conectar con todos “nosotros” (intersubjetividad). También están implícitas acciones en cada persona (exterior individual) así como acciones colectivas en la funcionalidad social (exterior colectivo). Esos son los “cuatro cuadrantes” dentro de los cuales se mueve la humanidad: lo individual debe pensar en sí mismo (ego) pero también en los demás (nosotros), y lo colectivo (nosotros) debemos cuidar de lo individual (yo). Dicha cuestión sobre el conocimiento y las acciones de cada uno de nosotros como humanidad, desde una perspectiva de la moralidad occidental, nos remite metafóricamente al Mito de la Caverna de Platón.

5 - Filosofía transpersonal: la ciencia de la conciencia

La pedagogía correcta para la cuestión epistemológica y hermenéutica planteada, vislumbra la necesidad de abordar una “ciencia de la conciencia” tal como se propone desde la Filosofía Transpersonal y la Educación Transracional. Esos presupuestos filosóficos y psicológicos son necesarios para la transición humana del viejo mundo al nuevo mundo: se vislumbra la construcción de una sociedad espiritual que repudia al sistema piramidal de poder y que, ahora, debe replantearse vivir en una sociedad holográfica. En ese proceso de transformación interior, tiene lugar el empoderamiento, el despertar espiritual, la trascendencia del ego y la conciencia de unidad. Ninguna regla del viejo mundo puede sobrevivir, pues nuevas formas de vivir, pensar y amar serán necesarias para transcender los viejos paradigmas hacia nuevos paradigmas.

6 - El despertar espiritual

Con la transformación individual y colectiva, las mentiras ya no tendrán razón de ser porque la ingeniería social y mental quedará al descubierto, así como la manifiesta manipulación económica, social y política. A ese proceso psicológico de saber la verdad se le llama “despertar espiritual” pero, esa catarsis psicológica, será dolorosa y de mucho sufrimiento. En efecto, las personas engañadas han sacrificado sus vidas y las de sus seres queridos al creer ciegamente en una falsa pandemia: se sentirán como borregos llevados al matadero, y ello será público, notorio y juzgado como crímenes contra la humanidad. La catarsis psicológica y social mundial será antológica, bíblica diría yo…

7 - La ascensión espiritual

Esa iluminación espiritual de la humanidad implicará un superior nivel de comprensión después del fracaso epistemológico de la razón humana desligada del espíritu amoroso que mora en cada uno de nosotros. Será un proceso de ascensión espiritual individual y colectivo, simultáneamente, desde la 3D (Matrix holográfica) a la 5D (armonía y paz colectiva). Se trata de cambios trascendentales contemplados en los mapas evolutivos de la conciencia: el despertar espiritual, la inteligencia espiritual, la filosofía transpersonal como nuevo paradigma de conocimiento y la educación transracional como misión espiritual. Son nuevos neologismos para nuevos paradigmas.

8 - La conciencia de unidad

Ese repensar de la humanidad asumirá el fracaso de la razón dualista que divide al ser humano, para contemplar una conciencia de unidad donde todos tengamos cabida. Se trata de un proceso psicológico donde la razón se espiritualiza: la razón se trasciende hacia la transracionalidad, Más allá del ego, hacia una evolución amorosa de todos nosotros. Ese proceso de transcendencia debe realizarse, imperativamente, en el modo como proponía el inconmensurable maestro Sócrates: “Aquel que quiera cambiar el mundo, deberá comenzar por cambiarse a sí mismo”.

9 - Psicología transracional

La exposición hasta aquí argumentada requiere de una psicología transracional como nuevo neologismo epistemológico. Esta renovada visión psicológica hunde sus raíces en la psicología transpersonal que contempla a la filosofía perenne como la “verdad” que ha persistido por todos los tiempos y tradiciones espirituales: la búsqueda del sentido de la vida no reside en lo exterior (dualidad) sino en el camino ascendente hacia la sabiduría donde, sabiduría y amor, van de la mano como fundamento para una ciencia para la sanación espiritual del ser humano.

10 - La sanación trascendental de la humanidad

Pero, en dicho proceso de sanación espiritual, nadie puede hacer el trabajo por nosotros, pues cada cual debe empoderarse de sí mismo. Cada cual debe gestionar emocionalmente su despertar espiritual. Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de su propia trascendencia espiritual. Y todos nosotros debemos coincidir en un mismo objetivo: alcanzar la conciencia de unidad.

Hasta aquí el nudo gordiano de los presupuestos filosóficos para la transición humana del viejo al nuevo mundo. Para aquellos eruditos que deseen investigar sobre los cambios de paradigmas aquí argumentados, les remito al esquema introductorio a la filosofía transpersonal, en el que podrán comprobar que la epistemología y la hermenéutica como disciplinas filosóficas, requieren de una integración entre ciencia y espiritualidad, entre la razón y el espíritu colectivo, entre el saber y el amor, porque el saber sin amor es puro egoísmo y la causa de tanto sufrimiento en este viejo mundo.