CAPITALISMO Y CONCIENCIA (2ª edición)

La conciencia, esa gran desconocida y, paradójicamente, tan presente en nosotros como ausente en el mundo

La conciencia histórica individual surgida del primer renacimiento humanístico de los siglos XV y XVI, ha devenido en este siglo XXI en un depredador neoliberalismo. Esta última versión del capitalismo, siguiendo las tesis de Marx, está socavando su propio final pues está acabando con el valor del trabajo humano y con los recursos naturales generando, consecuentemente, una profunda crisis humanitaria y ecológica. Ante tal apocalíptica tesitura, son perentorios dos mapas -sociológico y psicológico-, para que todo sujeto cognoscente pueda ubicarse existencial y volitivamente ante el nihilismo fomentado por la tradicional filosofía occidental.

La tradicional filosofía occidental, mediante Kant, produjo la diferenciación de la conciencia (“yo”), la moral (“nosotros”) y la naturaleza (“ello”) a través de sus Tres críticas. La imperiosa integración de esas tres esferas cognitivas, que los postmodernos llevan buscando sin éxito, puede ser posible mediante la trascendencia de la conciencia personal (ego) hacia una conciencia transpersonal (transcendencia del ego). Esta emergencia holística y epistemológica propugnada por la filosofía transpersonal y la psicología transpersonal, al aunar la racionalidad con la espiritualidad, invoca hacia un segundo renacimiento humanístico como conciencia colectiva socialmente reflejada en el altermundismo.

Así, Capitalismo y conciencia, es una obra epistemológica acerca de la relación entre la conciencia colectiva (“nosotros”) y la conciencia subjetiva de las personas (“yo”) y, ello, con una finalidad pedagógica para las futuras generaciones mediante una hermenéutica histórica que posibilita aprehender las bases filosóficas, sociológicas y psicológicas para un nuevo rumbo que debería emprender la humanidad en el inicio de este siglo XXI.

Sin embargo, la imposición de un Nuevo Orden Mundial por parte de una oligarquía plutocrática no es fruto de ideas imaginarias sino de una meticulosa planificación por parte de la élite minoritaria, la cual controla el mundo a través de las estructuras de poder económicas, financieras, políticas y mediáticas. El mundo está controlado por unos peligrosos psicópatas, y denunciar ello es también un objetivo de esta obra.


**** ****
volver



"Sin lugar a dudas, es importante desarrollar la mente de los hijos, no obstante el regalo más valioso que se le puede dar,
es desarrollarles la conciencia" (John Gay, dramaturgo inglés).


Copyright © pensarenserrico.es  |  Aviso legal  |  Mapa web